Historia

Biografía

Inicia sus estudios artísticos con su padre. Los continúa, aprendiendo escultura con profesores particulares, y pintura como autodidacta. A los catorce años, realiza su primera escultura profesional.

De 1942 a 1949, cursa estudios libres en las escuelas de Artes y Oficios y de Bellas Artes de Barcelona. Estudia solfeo y violín en la academia Ainaud. A su regreso a Madrid, va a dibujar al Círculo de Bellas Artes, empieza a trabajar en la cerámica, sigue estudiando violín, armonía y composición, a la vez que realiza importantes obras de escultura; mientras, continúa profundizando en la pintura.

En 1954, es becado por el Gobierno italiano: estudia en la Academia de España en Roma. En 1957, va a Francia, becado por el Gobierno de ese país, y reside en la capital francesa seis años.

En París, desarrolla totalmente su vocación pictórica, continúa con la escultura y estudia estampación, grabado, etc., en la escuela de Bellas Artes.

De 1963 a 1984, habita en Madrid, donde realiza su obra: encargos y exposiciones de pintura, escultura y grabado.

En 1984, traslada su residencia a Miami en donde reside hasta 1993, fecha en la que vuelve a España. En esos años, pinta retratos, efectúa nueve grandes murales pictóricos en el estado de Florida, y expone, simultaneando estos quehaceres con el de profesor en las universidades de Miami (Koubek Center) y Saint Thomas, y en el Florida Memorial College. En sus viajes a España, realiza encargos y exposiciones.

En 1994, regresa a Miami para realizar unos encargos. Fallece en esa ciudad.

Puntuación: 5 de 5.

Su obra escultórica, pictórica, grabados y murales han sido reconocidos y conforman un discurso consecuente con su formación y su cultura.

Puntuación: 5 de 5.

En sus cuadros, Ramón Lapayese presenta una melodía de líneas y una distorsión muy expresiva de las formas, dentro de un mundo esquematizado en cual las figuras están vistas desde el punto de vista esencial, es decir, huyendo de los detalles puramente anecdóticos, y buscando el ritmo y el movimiento de las mismas, que propician para la composición de las mismas.

— ElDiarioMontanes

Pinto sobre todo por una necesidad espiritual. La hago en primer lugar para mi propia satisfacción y no para vender. Si, además vendo, pues me pongo muy contento.

He recorrido diversos estilos, pero nunca he sido seguidor fiel de ninguna moda; siempre he estado un poco fuera de lugar.

Mi alegría proviene más que de la ganancia material, de la satisfacción de ver que hay gentes por el mundo a quienes les gusta lo que yo hago.


el artista lo único que tiene que hacer es trabajar con honestidad y sinceridad.